martes, 6 de febrero de 2018



Formula fácil y sencilla para quitar la mala energía de una persona, la mala suerte, el mal de ojo, envidia, rachas de mala suerte, incluso maldiciones habladas, la negatividad puede contener desde pensamientos negativos de la persona que lo único que hacen es atraer como un imán situaciones similares, hasta espíritus sutiles que alguien haya enviado.

Así que, para hacernos una limpieza sencilla pero útil, necesitaremos:
Un cuchillo
Medio limón
Sal gorda o marina (no vale la fina)
5 clavos de especia
Un plato
Ponemos en el plato sal dejándola plana. Con el cuchillo, hacemos una cruz, con este representamos que estamos cortando la negatividad, como indica el vídeo.
Tras esto, tomamos el medio limón y los cinco clavos de especias, y clavamos éstos en la pulpa del limón (o sea en la parte interna, no en la zona de la cáscara), primero uno arriba, otro abajo, otro en el centro, uno a la izquierda y otro a la derecha. A la vista vemos que es una cruz en la cara de la pulpa.
Todo esto lo ponemos 3 días debajo de la cama, o en la mesilla de noche en caso de no poder ponerlo.


La sal como ya sabemos, absorbe muchísima negatividad representa la justicia es un símbolo de purificación natural.

El limón corta todo lo que nos mandan, además de ser purificador.

Los clavos de especia, simbolizando la cruz cristiana, símbolo de protección y rechazo de la negatividad.

Lo que hace este trabajo es absorber esa energía negativa de nuestra aura y dejarnos más libres, haciéndonos sentir mejor.
Tras los tres días, hay que mirar si el limón ha cambiado. Si está algo seco por la zona de la pulpa, la persona no tiene energía negativa externa, o al menos si la hay no le afecta. Es decir, no hay brujería.
Si se ha podrido un poco, con hongos, sí tiene energía negativa y le está afectando un poco.
Si está negro, la persona tiene negatividad bastante fuerte, ya sea brujería o interno, y sí le está afectando muchísimo.

Sea cual sea el resultado, se toma todo y se devuelve ala naturaleza, y se entierra todo, es decir, hasta el plato, también se tira al mar, pero el plato mejor enterrarlo aparte, y el resto tirarlo al mar a un sitio donde haya bastante corriente.

Todo esto se hace para que el elemento Tierra o el Mar lo purifique y eleve la vibración de esa mala energía para convertirla en positiva.

Al enterrarlo se dice:


“Devuelvo este trabajo a la Tierra para que lo transmute y purifique”.

Queridos amigos esta semana nos vamos a dedicar a la limpieza de las casas oficinas y locales , asi que espero que con estos consejos os p...